Benjamín León: “La poesía nos permite ponerle límites a la muerte” (y II)

Portada libro

 

Segunda parte de la charla que mantuvimos en La Bocina con Benjamín León, ganador del XXXIII Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez, con motivo de la presentación de ‘Canciones para animales ciegos’ en Sevilla, el próximo miércoles 5 de junio a las 20.00 horas en Librería Beta (calle Sierpes).

 

Uno de los pilares del poemario es la dialéctica entre la luz y la sombra, entre la vida y la muerte. Esto se resuelve en dicotomías más específicas, de las que sobresale la de la memoria frente al olvido. Incluso dices:

qué puede ser la edad sino distantes barcos,

sino cansadas sienes que escriben el exilio.

El presente es un pasado exiliado. El olvido apaga la luz, es la muerte. ¿Es la poesía un intento de vencer a la desaparición, un instrumento para  luchar contra el olvido de lo que uno es y de lo que no debe ser olvidado por nadie?

La poesía es memoria, evoca constantemente un viaje hacia el origen y es, de igual forma, intemporal. Por este motivo, quien trabaja con la poesía, quien macera las palabras para aunar en ella los diálogos de la emoción, abre sus percepciones al todo donde se habita, a los sucesos que acaecen o transcurren, y recoge las partes de esta semilla que vinculan al mundo con el ser humano. León entrevista 2En este sentido, creo que la memoria es un material latente para el poeta, pues éste reconstruye los tiempos, es la memoria de un pasado o la memoria de un futuro, que por algún extraño motivo sólo el lenguaje poético puede contener; el poeta recoge restos de eternidad y arma con ellos el mundo que entregará para un lector que aprehenderá para su propio corazón una palabra nueva, una palabra que dice aquello que en los labios calla. Por lo anterior, y volviendo a la pregunta, los poetas se plantan contra la muerte y la desaparición, lanzan al mar una botella llena de esas palabras que vencen al olvido, y que de una u otra forma, reestablecen la dignidad de los muchos que en los siglos han sido callados y que hoy vuelven a palpitar a través de la palabra poética.

antonio-gamonedaOtra cosa que nos salta inmediatamente al leer el poemario es el uso de determinados sustantivos recurrentes (pájaro, sombra, ceniza, orilla, párpado…) para construir una simbología propia, muy en la línea de, por ejemplo, Antonio Gamoneda. Háblanos un poco de esto y su función dentro del poemario. ¿Es una forma de testimoniar lo inexplicable?

La poesía trabaja con materiales incombustibles, con esas pequeñas cosas inútiles que son esenciales para supervivir y que siempre, una y otra vez están volviendo a manifestarse en nosotros, por más que el sistema intente ocultarlas negándoles su importancia. Las palabras potencian su significado de acuerdo al contexto de éstas, las palabras retoman o se abren a los significados cuando hacemos de ellas elementos menos utilitarios de lo que hoy por hoy son. Benjamín LeónEsta instrumentalidad, ya no solo del lenguaje, sino de las cosas a las que hemos denominado y que ponemos a nuestro servicio, es la que nos impide acercarnos a la esencia de estas, pues la esencia está bloqueada con el uso de un lenguaje al que le hemos cortado los brazos y las piernas, un lenguaje al que le hemos castigado en su decir, y del cual hemos hecho un traspaso casi genético donde se incluyen las características y el uso determinado de este. Por lo anterior es que es necesaria una simbología, para ir en busca de lo que no es penetrable con el lenguaje común, y que precisa de los símbolos y de esa despragmatización que ofrece el lenguaje poético para así, finalmente, rozar de alguna manera lo más hondo.

El libro es una muestra de frondosa imaginería en versos alejandrinos, interesantísima en su valentía formal y conceptual. La escasa aparición de la narratividad y el empleo, como decíamos antes, de recurrentes símbolos hacen que el lector tenga la sensación de laberinto, de asfixia, de tiempo estancado. Esto contrasta con la tradición discursiva del alejandrino, que viene de los cantares de gesta. ¿Es esto buscado? ¿Por qué el uso del alejandrino?

Leon entrevista 3Es cierto, existe escasamente una narratividad en estos poemas. La historia es la que se ha encargado de contar los milenios que nos preceden y la ciencia, por su parte, a develarnos el porvenir; por ello, en este caso, hay un aproximarse a ese ardor que nos provoca la condición en que se existe. Desde ahí, mi trabajo ha estado centrado en la búsqueda de esa forma que mi estilo no consigue, pero que se acerca, más que a la sucesión de acontecimientos, a lo que la sollozante condición de la humanidad palpita y no logra expresar de su dolor. No pretendo en esa búsqueda de un lenguaje que mi palabra diga cuanto duele, sino que haga doler doblemente ese dolor del otro en el corazón del lector y así movernos a la compasión, tal vez una de las pocas formas de retornar a Ítaca.

4 pensamientos en “Benjamín León: “La poesía nos permite ponerle límites a la muerte” (y II)

  1. Pingback: Benjamín León: “La poesía nos permite ponerle límites a la muerte” | La Bocina. Prensa y comunicación

  2. Todos lo premios son una cadena de favores (sé lo que digo). “La P nos PP” (poesìa sonora), por favor… no dice nada ni cuando opina ni cuando escribe. Confirmación sobre confirmación nada que hacerle, un premio de poesía en España se consigue haciéndose amigos, ya lo hicieron gentes más interesantes como G. Rojas. (Tb. sé muy bien lo que digo). porqué no lo va hacer B. León o cómo se llame. Pero, de que el oíacomodaticio “oportunistas y demagogos” como decía el lúcido de Vallejo…do está cada vez más atrofiado para la poesía, no hay duda. Lo único que escuchan es el susurro, cada vez más simplón de los “demagogos y portunistas” como lúcidamente decía Vallejo…

    • El arribismo de los que carecen de talento es fenómeno usual, no sólo en la poesía. Efectivamente, hay muchos premios de poesía que son excusas para el compadreo y el favoritismo entre amigos. Pero te aseguramos que Benjamín es un poeta honesto, para nada demagogo y oportunista. Y nos parece un gran poeta.

  3. Todos lo premios son una cadena de favores (sé lo que digo). “La P nos PP” (poesìa sonora), por favor… no dice nada ni cuando opina ni cuando escribe. Confirmación sobre confirmación nada que hacerle, un premio de poesía en España se consigue haciéndose amigos, ya lo hicieron gentes más interesantes como G. Rojas. (Tb. sé muy bien lo que digo). porqué no lo va hacer B. León o cómo se llame. Pero, de que el oído está cada vez más atrofiado para la poesía, no hay duda. Lo único que escuchan es el susurro acomodaticio y cada vez más simplón de los “demagogos y portunistas” como lúcidamente decía Vallejo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s